El desafio político de la inmigración para la Unión Europea

Buenos días desde Academia Cruellas. Hoy vamos a esbozar una de los grandes temas a los cuales nos enfrentamos en Europa . Este es la aceptación e integración de los trabajadores inmigrados y de los refugiados políticos y sus familias, especialmente los procedentes de otros continentes y culturas. El desafío es agudo porque contradice muchas de las suposiciones y expectativas acerca de la inmigración que han compartido las élites políticas y la población en general. También pone en tela de juicio las nociones vigentes en la Unión Europea sobre la ciudadanía y la pertenencia a una comunidad nacional.

Antes de la segunda guerra mundial la inmigración a Europa Occidental se había producido en una escala relativamente reducida. Los inmigrantes llegaban de países vecinos, cuyas bases culturales y étnicas tenían afinidades con la de los países de acogida. Se daba por supuesto que los inmigrantes se integrarían adaptándose a los usos y condiciones de los países receptores y se asimilarían a la población nativa.

Las migraciones de unos países europeos durante la guerra e inmediatamente después se produjeron en una escala masiva, pero el desafío que representaron para los estados europeos fue económico más que político. Los problemas consistían en proporcionar alimentos, alojamiento y trabajo a personas que a menudo eran compatriotas o gentes de países aliados desplazados por la guerra y los consiguientes cambios fronterizos y expulsiones. La reconstrucción europea y la recuperación económica de Europa permitió que estas gentes se vieran gradualmente integradas en los aspectos social, económico y político.

La llegada a Europa de refugiados políticos, el caso de Siria, y de trabajadores inmigrantes ha sido un fenómeno masivo y a la vez sin precedentes. Además, si bien estos trabajadores inmigrantes y refugiados desean permanecer y trabajar en los estados europeos por un periodo considerable de sus vidas, no es seguro que quieran abandonar su identidad nacional, sus peculiaridades culturales y su ciudadanía de origen.

 

Los procesos de integración e incorporación tal vez sean inexorables e irresistibles a largo plazo, pero los obstáculos culturales, psicológicos, religiosos y políticos son muy considerables a corto y medio plazo, y de difícil solución.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s