Oriente Próximo en tiempos de la I Guerra Mundial

Oriente Próximo alcanzó el primer plano en vísperas de la I Guerra Mundial, y desde entonces se ha mantenido como un centro de la actualidad en la escena internacional. Dos han sido los factores que han contribuido a ello:

  • en 1908 se abrió el primer pozo de petróleo
  • en 1919 por el Pacto de la Sociedad de naciones, se estableció el Sistema de Mandatos sobre los países y pueblos árabes de la región.

Hasta 1914 la zona de Oriente Próximo estuvo sometida a la soberanía turca, y por ello le afectó las repercusiones de la intervención de Turquía como aliada de Alemania. también se proyectaron sobre la región las rivalidades existentes entre las potencias europeas. La historia sobre el control de Oriente Próximo se inicia a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. La I Guerra Mundial fue el marco de resonancia de todos estos factores y cambió no sólo el mapa político y territorial de Oriente Próximo sino también el juego de los grupos de presión y de intereses económicos y políticos, configurando una nueva situación.

En vísperas de la I Guerra Mundial sobre Oriente Próximo actúan cuatro fuerzas históricas cuyo juego va a determinar toda la evolución de la zona hasta nuestros días. De estas cuatro fuerzas, dos son externas a la región al estar constituidas por la intervención y ocupación exterior sobre los pueblos de la zona: en primer lugar, la fuerza en descenso del imperio Turco, que hasta entonces había sido la potencia dominante y que, al ser derrotada en la guerra como aliada de Alemania, tiene que abandonar su soberanía sobre los territorios árabes. En segundo lugar, la fuerza en ascenso de Gran Bretaña y Francia, que como aliadas intervienen en la región para llenar el vacío dejado por Turquía y controlar los países árabes, movidos los occidentales por dos tipos de intereses: por un lado, políticos, primero como enemigos de los turcos, aliados a su vez de los alemanes, y después contra los rusos soviéticos y, por otro, económicos, con el fin de controlar el petróleo de la región.

Las otras dos fuerzas son propias de los pueblos que habitan la región o que alegan derechos históricos para hacerlo. De un lado, el movimiento sionista, que en este momento alcanza su madurez y el reconocimiento internacional de su derecho para instituir un estado judío; y de otro, el nacionalismo árabe, que es expresión de un resurgimiento y renovación de los pueblos árabes que, liberados del dominio turco, aspirar igualmente a crear una gran nación árabe independiente. Sionismo y nacionalismo árabe, estimulados y manejados en gran parte por los intereses europeos, tendrán una evolución complicada y agitada y llegarán a un radical enfrentamiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s