El desarraigo de la democracia

Para la escuela de Frannkurt dos son los motivos por los cuales la democracia ha perdido el arraigo social en las sociedades industriales avanzadas.
En primer lugar, si lo racional es adaptar medios a fines, las personas competentes en lo que a racionalidad se refiere serán aquellos que también lo sean en el diseño de los medios idóneos para los fines propuestos. Pero esto es tarea de los “expertos”, los “especialistas”. Por lo tanto, son los técnicos en economía, ingeniería, etc, quienes tienen la competencia acreditada para resolver los problemas personales, políticos, sociales y económicos. Por lo tanto, la sociedad industrial se dirige, por su propia lógica, a la tecnocracia.
En segundo lugar, la democracia era la expresión política del individualismo ilustrado. Desaparecido el individuo propuesto por la Ilustración, el sistema político a que dio lugar queda desdibujado. El individuo atomizado del capitalismo tardío da la espalda a una institución política diseñada para dirimir intereses públicos y ajena a intereses privados.
Esta reducción de la racionalidad a racionalidad tecnológico-instrumental tiene un instigador: el positivismo. Por eso, la escuela de Frankfurt lucha ardientemente contra el positivismo reinante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s