Como sabemos, Einstein asociaba la idea de “religión” con la idea de que el mundo es inteligible y racional. Afirmaba que el científico debe creer que el mundo es así. El científico debe de creer que la naturaleza está construida según leyes armoniosas. ¿Qué significa esto? En todo hay causalidad. Es la ley la que rige todo lo que ocurre. De ello deducimos que Einstein no puede admitir un Dios personal, es decir, un ente que interviene en los acontecimientos.
Ahora bien, Einstein en vez de considerar que la causalidad es una evidencia absoluta, hace de ella el objeto de una creencia “religiosa”, de un compromiso personal.
Por ello, Einstein jamás reconoció la legitimidad de la mecánica cuántica ya que “Dios no juega a los dados”. Con esta frase Einstein afirmaba su fe en una determinación rigurosa de los fenómenos naturales. ¿Cuál era el principal defecto de la mecánica cuántica? Para Einstein era que no ofrecía una descripción detallada de la realidad. Tan sólo proporciona probabilidades. Ahora bien, estas probabilidades no pueden ser el último objeto del saber.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s